La verdadera historia de Mary Poppins

P. L. Travers, la autora de la saga Mary Poppins, fue una mujer malhumorada, fácilmente irritable, egoísta e incluso cruel.

Con esta mujer tuvo que hacer negociaciones Walt Disney para convencerla de ceder los derechos del libro y autorizarlo a llevar a la Poppins a la pantalla grande. El asunto terminó siendo una verdadera odisea; basta decir que le costó al magnate más de 20 años de esfuerzo y mucha paciencia para encarar a una Pamela terca y hosca que se negaba rotundamente a que su niñera “fuera vapuleada por Hollywood”. A principios de los cuarenta el señor Disney hizo los primeros intentos y la respuesta de la escritora fue un absoluto “no”. Todos los años, de ahí en adelante, la escena se repitió.

P. L. Travers accedió a viajar a Los Ángeles para hablar en serio sobre el asunto e imponer sus condiciones (una de ellas, que Mary Poppins no fuera un dibujo animado sino interpretada por una actriz). Fueron dos semanas en las que el empresario, armado de imaginativos guiones gráficos y alegres canciones lanzó una ofensiva impresionante contra una quisquillosa autora que no cedía. Algunas veces Walt Disney creyó que los derechos se le escapaban de las manos definitivamente, pero poco a poco logró romper el caparazón de la Travers hasta que ella accedió.
Pero también de ahí en adelante el camino fue tortuoso para los dos. Muchas veces el proyecto amenazó con irse a tierra, especialmente por las exigencias de la autora en todo el proceso de selección de actores, guión, música e incluso edición. Algunos biógrafos aseguran que cuando Pamela vio el resultado final –un musical donde se mezclan actores reales con escenas animadas- se mostró decepcionada y corrió a incluir en su testamento una cláusula que prohibía adaptar su obra literaria a ningún norteamericano. Otros aseguran que la relación con Walt Disney quedó rota para siempre.

Mary Poppins se estreno en Agosto de 1964 y recibio 13 nominaciones al Oscar, obteniendo 5 estatuillas incluyendo mejor pelicula y mejor actriz (Julie Andrews).
El tema “Chim-chim cher-ee” recibio el premio a la mejor cancion.

Siguenos en: